martes, 3 de diciembre de 2013

Relato pseudo erótico

Llega la noche. Estoy aquí otra vez. En esta sucia cama que ha visto tantas cosas. Joder. Esta noche empieza a poder conmigo. Noto sus caladas apresarme como en una de esas noche de tormenta en las que el aire está más denso de lo normal. La vida se apaga poco a poco y yo estoy sola con el tecleteo del ordenador.
Creo que con tanta tontería he empezado a ponerme un poco cachonda. Será esa serie que he estado viendo hoy en la que sale tanto sexo. La cosa es que empieza a arder algo muy abajo. Y me he puesto a pensar en él y en ese rabo que me vuelve loca. En lo cabrón que es siempre y lo odioso que me resulta. Excepto cuando me folla. Es la jodida perfección cuando me folla.
Empieza a hacerme algo de falta echar un polvo. Las estrellas me están diciendo que soy una pervertida. No sé. Quizás me masturbe cuando acabe de escribir. Quizá lo escriba mañana.
-
He tratado de mantener la mente ocupada y aún asi sigo cachonda. Ahora mismo siento ese escalofrío en mi cuerpo que me incita a buscar un cuerpo con el que fundirme. Otra alma nocturna solitaria que me empotre como si no hubiera mañana. Creo que esto está empeorando mi calentón. Siento esa presión ahí abajo. Me llama. Me pide cariño. O quizás me pide algo un poco más duro.
Bueno. La cosa es que estoy bastante cachonda. Mi imaginación es demasiado pervertida. Estabas ahí cogiéndome del pelo y follándome de esa manera que sólo en mis fantasías sabes hacer. Y joder. Quizá teniendo en cuenta la índole de este texto debería ser un poco más explícita. Quizás. Pero hoy tengo una noche muy inspiradora. Y tu ausencia es como una droga.
-
Después de un rato escribiéndote he vuelto a donde estaba. Tengo ganas de que me folles. Quizás me basta con cualquiera que sepa minimante qué rollo me va. Quizás eso necesite.
Joder. Tengo los pezones en punta. Maldito calentón. Creo que paso de aguantarlo más.
Voy a follarte con la mente.
-
Joder. Así se escribe mejor. Vaya corrida.
Empecé por un sólo dedo. Acabé bastante desfasada. Gemí un poco, me es demasiado difícil estarme callada, pero creo que nadie se percató de que estaba follándome literalmente a mi mano derecha. Joder. He pensado en todas esas cosas que quiero que me hagas. En cuando me pongas a cuatro patas y grites mi nombre cuando estés a punto de correrte. Cuando me ponga encima tuya y empiece a follarte y tú mueras de placer. Joder. Estoy un poco salida. Pero quiero follarte. Después de pensar en todo eso un rato me corrí de manera brutal y era como si salieses de mí. Era una masa de desengaño saliendo de mi.
Y aquí estoy. Recién corrida y pensando en ti.

Ojalá.

Ojalá me olvides. Ojalá me olvides mientras yo te amo. Ojalá no me pienses mientras te extraño. Ojalá me folles más y me pienses menos. Ojalá me odies mientras yo te amo.

El sofá que sentía más que tú y que yo.

Sólo en mi cabeza se recordaba aquel amor pasajero, que te folló sin prisas mientras el cuerpo amaba. Y, débil y asustado, tu corazón muerto de hambre, se mintió amándome en un sofá vacío.

No versos para no dormir.

Que quizá te encuentro a ti, que vengas y no me des nada y que me vuelvas loca y me hagas estremecer con tus putas palabras. Que tengas una de esas lenguas que envenenan. Una como la mía. Una que haga daño. Que lo llene todo de dolor e ira. Que tu lengua sea mi mismo infierno y que formemos juntos una casa entre las llamas y allí ya nada pueda hacernos arder. Ser cómplices de nuestra propia locura. Ser uno junto al otro bestias inhumanas que sólo sienten por sí mismos y entre nosotros.
Y al mundo que le den.

¿Dónde estás, alma del infierno?

miércoles, 26 de junio de 2013

Creo que os contaré algo de mí.


Pareces una chica interesante. Describete.


Describirme es complicado. Soy una moza de buen ver, enana, divertida -o muero en el intento- y algo pasota. Yo qué sé. Hay mucho que decir de mí. Me gustan los libros, me gusta escribir. Quiero ser escritora. Soy idiota por creer que lo lograré. Soy realista a más no poder. Adoro el cine y me gusta escribir guiones. Aprecio la buena música: Rock, blues, grunge, rap y metal son mis géneros. Disfruto con un buen solo de guitarra tanto como con una buena peli de gánsters. No sé, soy una chica corriente, pasota y con pasiones normales. Me encanta el sexo (no me refiero a que me encante follar, que a todos nos gusta), siempre me ha resultado absurdo tratarlo como tema tabú. Me gustan los shooters, me desestresan. Adoro la astronomía. Soy una chica borde con quien debo serlo. Es muy raro que me enfade realmente. Hay que tocarme mucho las pelotas para que llegue a cabrearme. Y con tocarme las pelotas normalmente me refiero a meterte con mis amigos. Que se metan conmigo, bah, me río de mi misma. No tengo autoestima y me da igual que me digan lo que sea. Mi autoestima es tan baja que el hecho de que me digan que soy fea, que tengo el pelo feo, que estoy gorda o que tengo las uñas mal arregladas me da igual de un modo brutal. Me importa lo que diga de mí la gente que me importa y si es relacionado con mi forma de ser -que no cambiaría por nada y por nadie, ya que de momento, estoy a gusto con ella-. Sobre mi físico me da igual todo porque todo lo malo prácticamente lo considero cierto.
En cuanto a mi trato con la gente, normalmente me cuesta demostrar que quiero a una persona. Como mejor lo expreso es escribiendo. Me cuesta horrores ser romántica y el hecho de dar abrazos a mis amigos me resulta incómodo. Soy un poco piedra a veces. Y muy analítica. Aprendí a serlo. Las cosas me afectan hasta que las proceso, asimilo y paso de ellas. Aún así me preocupa a horrores no hacer feliz a la gente que me importa.
Pelirroja, salida, friki en potencia y en todo lo demás, absurda hasta decir patata y estúpida profesional.
¿No es el tipo de gilipolleces que se dicen en Twitter?
Yo qué sé. Sinceramente, son las cuatro de la mañana y me ha apetecido explayarme y contarte un poco cómo soy.
Soy cabezota, tremendamente vaga. Muchísimo. Vaga hasta el punto de que me da pereza serlo tanto. Perfeccionista hasta niveles enfermizos. El juego de la seducción no es lo mío. El tema miraditas y yoquésé a mí no me sale. Yo hablo sin parar, como una cotorra. Y sin saber cómo, ligo. Dicen que estoy buena -algunos, yo qué sé-, yo lo veo un piropo por compromiso. Supongo que si le atraigo a la gente -tampoco a mucha, a ver- es por... No lo sé. Estoy intentado descubrirlo. Algún día un tipo sincero me dirá la verdad. ¿Serán las tetas? Nah, no tengo muchas. Creo que no tengo un mal culo, pero sólo son suposiciones mías.
Esto más que una descripción comienza a ser una ida de olla.
Lo lamento si esperabas algo en plan: Me gustan las tardes lluviosas escuchando Simple Plan.
Soy rara.

martes, 25 de junio de 2013

Unos ojos

Miel y mar.
Miel y mar eres tú.
Miel y mar y mar y mieles.
Que me miras con esos ojos,
dulces,
y me matas.
Miel y mar.
Sin duda lo eres.
Te quiero más cada vez que me miras
y me muero de miedo
si busco tu mirada
y no la encuentro.

Miel y mar,
no te vayas.
Que me hace falta tenerte aquí cerquita
para no morirme
de las ganas de mirarte.

Sin color

Bajé a mi propio infierno de culpa
a ver si allí te extrañaba mejor.
Bajé y me sumí en tu pena.
Y deseé una noche más tenerte.
Y volví a ver a Kandinsky recordar mi alondra.
Y volví a caer
y a recordar todos esos colores
que la vida era más emocionante
si te tenía para contármela.
Que ya no sé de qué color escribir
para que te des cuenta de que te echo de menos
que no encuentro un verso
que te pida
que vuelvas aquí
que vengas y me beses
que quiero ver esas ganas de explorarme
que siempre tenías al principio.

En estos meses

En estos meses
no he hecho más que amarte.
No he hecho más que hablar en silencio
contigo
y decirte que te extraño
sin siquiera mirarte.

No puedo hacer más;
dejar que la pena me atrape
y suplicar que al menos
me permita recordarte
y recordar
que en estos meses
no he hecho más que amarte.

Lamento si no hablé demasiado
y follé más de la cuenta.

Ahora todos esos errores
están aquí, matándome.
Haciéndome recordar
que en estos meses
no he hecho más que amarte.

Insomnio.

Hoy he pasado la noche en vela.
Amándote.
Sintiéndote muy cerca.
Y he vuelto a darme cuenta
de que ni te tengo
ni te puedo tener.

Pero aún así te sigo amando en la soledad.
La soledad de mis noches de insomnio
en las que creo que vuelves a besarme
con las ganas de antes.

He tenido tantas ganas de amarte una vez más
en nuestro ajado sillón
que mi corazón no ha podido dormir
alentado por la culpa de haberte perdido
por ser tan como soy yo
y menos como es ella.

Poesía del asco.

Y estas palabras no sirven de nada.
Si es que me asquea todo ya.
No rimo.
No sé si puedo llamarlos versos.
Esto es la poesía del asco,
de cuando me doy cuenta
de que la sociedad está perdida,
de que probablemente
ni yo misma me salve.
Pero tendré que quererme a mí misma.
Si no, nadie lo hará.

Nunca llegan

Lamento mi odio
-aunque más bien es asco-.
Estoy en una vieja parada de bus.
Amanece.
Llueve.
No espero ningún bus.
Sólo quise pararme a escribir.
Ahora llegaré a casa,
me tiraré en la cama
y pensaré en que me has hecho daño.
Pero luego dormiré
y me levantaré, de nuevo,
completa de odio.

Personas.

¿Qué carajo significará la palabra "persona"?
Si ese término está deshumanizado.
Si no importa
lo que seas.
Sólo querrán hundirte.
No valen personas importantes,
si son sólo trozos de carne humillantes.

Si ya no valen amigos.
Ni sexo, ni sonrisas.
Si las calles están mojadas
porque todos ellos tratan
de limpiar la mierda
que está en su cabeza.

Más que un libro

Mejor que me vaya a leer
al viejo Bukowski,
que me olvide de tus te quiero
y de tu forma tonta de cansarte.
Que no quiero ser un libro de esos
que te lo lees y te olvides.
Que quiero que me abras de vez en cuando.
Buscando consejo
o necesidad.
Pero que me abras,
tarde o temprano.

Seré de otros besos

Páginas en blanco.
Papel,
que no es más que nada
ni menos que más.
Y al final se convierten en todo,
amores al azar
que convierten esto
en mucho más que papel y tinta.
Polvos absurdos
que me hacen necesitarte
y sentirte tan adentro
como cuando estábamos follando.

Ahora, quizá...

Ahora que sé que puedo hablarte de todo.
Quizás deba preguntarte
si pensabas en ella
cuando te dejabas follar.
Si te sentías mal
cuando me decías te quiero
y en tu cabeza sólo estaba ella.
Si te dolía ilusionarme.
Si te arrepentiste de besarme.
O si es que acaso te crees tú
todas las excusas que me pusiste.

Húyeme

Quizás si te follo deprisa
tardarás más en irte.
O quizá trato lograr
que huyas antes
para no perderme
en el intento de quererte.

Y si no te vas
a pesar de todos mis impedimentos
no me quedará otra
que poner la otra mejilla
para que me des un beso.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Ódiame por saberlo

Destrúyeme
que no me importa.
Párteme el alma
a pollazos que no signifiquen nada.
Que ya me encargo yo
de buscarles significado.

Mátame
que no me importa.
De un beso,
de una mirada.
Párteme el alma
a promesas que no signifiquen nada
que ya me encargo yo
de olvidarlas.

La dama de negro, que nunca va de luto.

¡Qué frío eres!
Qué enigma te recuerda.
La mirada enamorada
de hace tantos años.
Has perdido la opción
de salir corriendo
y te quedas parado
de bruces contra el suelo.

Y ya no recuerdas nada.
Todos tus recuerdos son de ella.
Su mirada es toda tuya.

Sabes que te olvidó,
que jamás te amó.
Te esfuerzas en recordarla
en sentir su piel.
Su pelo corriendo por su espalda desnuda.

Pero ella ya no está ahí.
Se fue.
Como tú para el mundo.
Ah, alma solitaria
debilitada por una mujer.
No la olvides
-es imposible-
sólo deja de sentirla.

Tu perdedora particular

Déjate el alma en la puerta
que quiero follarte sin remordimientos.
No me toques el corazón
que sólo te quiero follar.

Los "te quiero" no entraban
en tu contrato sexual.

No me beses
ni me acaricies
que no te olvides
que yo sólo te quiero amar.

Octubre.

Él no tiene corazón
sólo tiene el pecho lleno
de lucecillas sin nombre.

Sus ojos no ven nada
sólo si los cierra
recuerda quién manda.

Él sabe de todo
pero no sabe amar.
Y su mirada vacía
denuncia que está solo.
Me pide a gritos que le ame
y sus labios
me gritan que huya
antes de que me destruya.

Hasta Bukowski se enamora.

Bukowski también se enamora.
Bukowski llora por una mujer.
Bukowski se lamenta cual perdedor.
Bukowski siente nostalgia
y llora
y muere
y bebe.
Bukowski se lamenta
y se levanta
y va a buscar a otra mujer.

Tú y mi razón dormida.

Desciendo a la locura
de poseer todas tus mentiras.
Toda esta basura
de el querer,
de amar sin amar,
de follar sin sentir,
de follar sin besar.

No tengo excusas que ofrecerte,
ni dudas.
No más que el aliento derrotado
de la reina destronada.

Acostumbrada a no esperar.
Esperé.
Y como todo.
Todos los perdedores,
todos los días
se sientan en su butaca
a perder el tiempo
y la cabeza.

La causa del perdedor

Soñar con sus fríos labios
apuñalándome.
Su cuerpo se abandona
a mi uso.
Me deja su placer,
se deja hacer.

Se deja tocar
y no me toca.
Sus frías manos
me abandonan
a la soledad
de sólo desearle yo.

No obtengo nada,
ni el favor de su mirada.
Nada más que la pasión
de tenerle sólo yo.

Fue rutina, más que amor.

No me escuches.
No oigas a mi alma gritarte.
No quiero que sepas que te amo
y si lo escuchas
intenta al menos olvidarlo
que no quiero que me mires
como si fuera un libro abierto
que necesito mis enigmas,
ser un puzzle
más que un polvo.
Lo que sea.

Desnúdame en tus sueños.
Fóllame el alma.
Déjame cicatrices inolvidables
que no quiero olvidar
que algún día me follaste
fingiendo que me amabas.
Como si no fuéramos nada
pero siéndolo todo.

Mi pasión es mi odio y tu silencio mi única razón

Busco tu amanecer
como si fuera agua en el desierto
y lo detesto.
Deja de clavarme tus palabras,
deja tus miradas,
esquiva mis llamadas.
No quiero pensarte
ni sentir que te quiero.
Mátame,
que quiero odiarte.
Ahógame
entre orgasmos.
Hazme odiar tu piel,
hazme rabiar de amor
hasta acabar follando
bajo tu balcón.



"Una vez devorada la polla, le sigue el corazón"

Sumida en mis noches
de sexo desenfrenado.
No puedo recordar amarte.
Tengo la necesidad
de tenerte a mi lado
y la obligación de huir
de tus labios.

Mas no trates
de obligarme a sentir
que tengo los sentimientos
difíciles de partir.

Apaga la luz, que ya no alumbra.

En esas noches sucias
de estrellas que no brillan
donde me dejaste.
Allí nazco
y escribo
sucios folios
de estrellas olvidadas
que sólo las recuerda mi ego
por haberlas inventado.

Tu luz me abandonó.
No necesito más
que el recuerdo de tu huida.

martes, 26 de marzo de 2013

Como sea pero en mí

Quiero -más que desear-,
me apetecen
mis labios en tu oreja.
Quiero tus manos
-sin estarse quietas-
en mi cuerpo.
Quiero mi ropa
en el suelo de tu cuarto
y los calcetines
a tus pies.
Quiero mis uñas
en tu espalda
y mis gemidos
en tu oído
pegados a tus sentidos.

Quiero que pase
como si nada hubiese pasado
y que pienses en ello
sin querer pensarlo.

martes, 29 de enero de 2013

Habitación 302.

Iba caminando como un gilipollas, sin quitarle ojo a ese maldito trozo de papel. Había leído tantas veces esa jodida dirección que cuando fuera un puto viejo verde y no pudiera recordar ninguna de las idioteces que cometí tan sólo recordaría esa jodida dirección.
La dirección en si no importaba. Lo que realmente hacía que mi polla pegara saltitos de emoción era toda esa situación. Los labios de aquella fulana diciéndome todas aquellas cerdadas. Había oído hablar de ella. No era una puta ni nada de eso, sólo era una chica depravada en busca de cosas raras y emociones fuertes. Me dijo con esos labios que debían de chuparla de fábula que quería saber hasta dónde podía llegar un tío tan cascado como yo.

No es que sea viejo, enserio. Con cascado se refería a que estaba hecho mierda. Tengo treinta y pocos, pero todas esas drogas -alcohol, coca, maría, apuestas, sexo, vida...- me habían dejado fatal. Aún así seguía siendo bastante atractivo. Y follaba que daba gusto. Dejaba a todas esas zorras tremedamente satisfechas. A las putas no. Las detestaba completamente.

Casi había llegado al sitio indicado en el papelucho con olor a colonia barata. No olor a fulana, pero si a chica barata. Mi polla era otro ser independiente a mí. Palpitaba. La sentía apretada ahí abajo. Estaba deseosa de salir y disparar a aquella rubia. No quería detenerme ni un momento. Tenía miedo de si mi cascado cuerpo podría soportar toda aquella emoción. Me salía del pellejo. Creo que ni cuando me la estuviera chupando estaría tan excitado como lo estaba en ese momento.

Llegué a la dirección. Un motel bastante bonito para lo que parecía ser. Al entrar, el encargado me miró de arriba abajo.
-Eh, tío, ¿a qué habitación vas? No quiero problemas. -Los tipos como yo siempre traíamos problemas. Y eso que pocas veces había zurrado a alguien. Unas diez veces quizás.
-Tranquilo, voy a la 302. Vengo a visitar a Clarisse, una amiga.
No dijo nada, me miró y volvió a su revista de tetas.
Me quedé mirando los diferentes pasillos. Estaba tan cachondo que no sabía a dónde ir.
-Derecha, izquierda, dos pisos arriba y derecha. No tiene pérdida.
-Gracias.
Estaba allí, delante de su puerta. Quería degustar ese momento. Quería disfrutarlo. Cocinar a fuego lento la sensación de pasión que recorría mi cuerpo en esos eternos segundos. Tenía el corazón en los cojones. Madre mía, que cachondo estaba. Mi polla palpitaba de gusto. Me encantaba disfrutar esos jodidos momentos.
Llamé.
-¡Oh, Charlie! Te estaba esperando. No te imaginas lo cachonda que estoy.
-Claro que lo imagino, nena.
Cerré la puerta tras de mí. Puse mi mano entre su cuello y su cara. Esos jodidos labios rojos. Pasé mi pulgar por esos labios. No quería olvidarlos. Quería tenerlos secuestrados en mi pulgar. Seguro que cuando sea un viejo decrépito recordaré esos labios al mirarme el pulgar.
La besé lentamente. De forma cariñosa. Ya habría noche para la pasión.
Estábamos en la cama, comiéndonos mutuamente. Yo mordía su cuello con pasión. Esa zona de las clavículas me volvía loco. Ella se estaba volviendo loca, deseosa de que me la follase. Pero esa perra iba a esperar.
Después de más de diez minutos arrancando la pasión de nuestra piel, comencé a meterle los dedos. No quiso llegar. Cuando quise darme cuenta, ella tenía todo eso en la boca. Su lengua no sería tan roja como sus labios, pero me estaba volviendo loco.
Antes de que pudiese si quiera pensarlo, ya estaba toda dentro.
La embestí brutalmente. Caí rendido, pero no mi polla. Se puso encima, parecía un jinete y yo, su caballo.
No recuerdo cuántas horas pasamos follándonos.
Al terminar, estábamos abrazados. Mientras tonteábamos con cosquillas, mordiscos y besos le dije lo mucho que la quería. Ella no me creyó. Las mujeres jamás creen esas cosas. Pero les encanta que se lo digas.

Dormimos abrazados. A la mañana siguiente, después de desayunar y con una calma y cariño propios de un polvo después de sequía, abrí la puerta y me fui. No sin dejarle una nota con su mentira favorita.


miércoles, 16 de enero de 2013

Sin etiquetas

Me gusta que no haya nada
sólo besos y miradas.
No me gustan etiquetas raras
sólo el saber que tú me quieras.
No quiero preguntas y respuestas
sólo sexo mañanero
y la complicidad de los que saben
que el querer
no son promesas.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Viejas glorias.

¿Sabes qué?
En la radio se repiten
siempre
esas malditas canciones.
Como si fueran una doctrina
o una regla de honor
como si no hubiera más
que escuchar esas modas
desfasadas
para la gente ingentes.

He descartado
tantas falsas emisoras
que he acabado grabando
mi ronca voz
diciéndome que todo va bien
y tarareando viejos rocks.

Entre tantas palabras
he dejado de lado
todas las que no dicen nada.
Viejo amigo, tú sabes
que esquivo letras
como si de puñales se trataran.

No parece Navidad.

El sol acomoda las aceras
paseadas por señores con bolsas de el corte inglés.
No le han quedado razones al mundo para nevar,
ni siquiera para que parezca navidad.
Parece que sea uno de esos días de Agosto
que no sirven para nada
que pasan mil cosas y nadie le importa
porque aún no va a nevar.

Ya se cansó el frío de perseguir corazones,
de mandar a juicio a autores
por creer saber de amor.

Y nada es lo que crees
porque ya ni siquiera parece Navidad.

sábado, 23 de junio de 2012

Romance de la sombra

Sombra de mi sombra,
luz de mi vida.
En el fondo de mi alma
me has clavado tu espina.

Y me quedé en noches
de Lunas llenas
añorando como en un beso
hacías estallar mis venas.

Cada te quiero que te entregué
sin reparos.
Cada palabra que mil veces
te dediqué en vano.
Cada sentimiento que pensé
sin pensarlo.
Y mis ojos que en las primeras noches
no creyeron amarlo.

Ni mil romances pueden igualar
la belleza de tu amor.
Ni mil romances, créelo
pueden apagar el dolor.

Rizo.

Por el cuello cae un rizo
que, perezoso,
resbala por su hombro.

Y yo le beso un rizo y le beso el hombro.
Y se me antoja
besarle el ojo.
Y ahora se me antoja
besarle un pecho.

Y déjame prometerle un desahogo
a tu alma, y provocarle un esbozo
de una sonrisa
a tu mirada.

Déjame que de un orgasmo
te haga estallar
y que en un gemido logres encontrar
aquel rizo
que en un inicio
mis sentidos hizo explotar.

Abril

La soledad me consume.
Envenena, vena a vena,
mi corazón.

La pesadumbre
atosiga la espera
y ahoga la esperanza
de tenerte -de nuevo-
cada noche
entre mis brazos.

Morena apasionada.

Sus ojos y su pelo
poseen el suave color de la tierra
y ellos te hechizan
como en un conjuro de pasión de Minerva.

Su cuerpo suave
de figuras delicadas
ofrece el fuego
de la bella Diosa armada.

En sus labios,
nube roja de algodón
que despiertan, a su paso,
 más de una erección.

La voluptuosa,
la de bellas caderas tatuadas
la que con una palabra
hace mover montañas.

La morena
aquella tan deseada,
la que en un pestañeo se hace llamar
la morena apasionada.

Amor al amor no amado.

En un espasmo te ofrezco mi cielo
En un suspiro, todos mis silencios.
Todas las palabras que te entregué sin reparos
y, aún hoy, son todas en vano.
Pues un te amo no significa nada
si con ello intento definir lo que mi alma por ti exhala.

Conectados.
No es un nudo lo que nos une,
pues somos la misma cuerda,
que nos desata de la locura
para salir de toda esta mierda.
Y con sumo gusto mi alma apura
chorro a chorro, gota a gota,
lo que tú en mi provocas.

Razones.

El pájaro no duerme;
vuela libre
por valles y sueños.

El pájaro se esconde
entre el viento
y evita así suspiros y lamentos.

Es libre pero algo no le late
pues su razón está dormida
y entre sus alas
el viento le esquiva
para saciar su alma vacía.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Feel me around you.

He perdido todas mis batallas
rendida a tus pies
y apenas estoy agotada.
En tus ojos he olvidado preguntas del pasado
y en tus labios he encontrado todas las respuestas que no buscaba.
Has prendido la llama que nadie logró prender
y como en una sutil brisa veraniega
has hecho que pierda la cabeza por ti.

domingo, 15 de enero de 2012

Reflexiones de gato callejero I

Ya no hay miedo.
El miedo a caer muere con la caída.
El miedo a amar moría con tu mirada.
Ya solo queda la soledad
que ahora me hace compañía.

Y los besos, felices, los guardo en mi memoria
no vaya a ser que se me pongan tristes.

martes, 13 de diciembre de 2011

Detalles

Entre tus prisas no encontré nada de ayer.
¿De que te sirvieron aquellas excusas?
Como para acercarla mi mirada la busca...
Pero no he logrado encontrarte entre mi aliento.

Ayúdame a meterte en mi mundo.

Oh, vamos. Sabes que no es por mi.

Deja de buscar entre nuestras antiguas entradas el amor que no quisiste.
Ni te engañes, ni sientas compasión por mi.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Hey

Escúchame.
Pues las palabras se las lleva el viento.

Y yo no puedo silbar,
pues me he quedado sin aliento para gritar.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Mierda


Hoy te he echado de menos.
He extrañado tu forma de decirme te amo.
He recordado las noches y los días.
Y las suaves caricias que me ofrecían tus manos.
Y he pensado:
¿Por qué nos hicimos tanto daño?

domingo, 13 de noviembre de 2011

IV

Se derritieron aquellos labios
que suspiraban te quieros.
Y corres.
Pero no sabes a dónde vas.
Y mueres.
Y no sabes a dónde irás.
Pero siempre queda algo por lo que luchar.
Aunque sea levantarme para ver su mirada
una vez más.

III

Todo murió.
Es una nueva era.
Ya no importan las personas,
sólo las guerras.
En mi cabeza resuenan los pasos
del cascabel que fui en antaño.
Y en mi memoria,
aquellos besos
que por más que corra no alcanzo.
Huid.
Pues mis labios han encontrado
la pieza del olvido que los llevará a la perdición.
Huid.
Pues mis ojos ya se han cerrado
dispuestos a no sentir más ningún corazón.

II

Tras la pérdida,
la esperanza se aloja en tu mente.
El tiempo.
Cada puto segundo que no salió bien.
Se aferra a ti
el olor de la derrota.


Y en mi cabeza
nadie nunca,
nadie más.
Que no seas tú con tu mirada,
aquella que me enseñó a amar.

sábado, 12 de noviembre de 2011

I

Se me cierra.
Ante ti, ante mi. Se agota la espera.
Ya se hundieron los puentes.
Aquellos bellos puentes empedrados de sueños
en los que el silencio se observa en cada uno de esos besos.
¿Qué son eso?
Se agarran a mis venas las serpientes
que tu amor dejó para mi.

Aparta esos bellos cristales
que tienes como mirada.
¡Apártalos!
Pues siento como si andara entre mil panales
que me pinchan el alma.

Introducción.

La noche estaba completa.
La Luna, las nubes, las ánimas danzando entre nosotros...
Todos esos sueños, los poemas recitados de memoria. Las risas apagadas.
Todo aquello me hizo pensar -pensar en algo más que en tu mirada me refiero-.
Pensé en el mundo y en todo lo que lo rodea. Y, ¡oye! se me ocurrió hacer una serie de poemas sobre ello.
Pero también pensé -que pensativa ando últimamente- que debía escribir algo, como si fuera una especie de introducción, para que supierais en qué tipo de ambiente me encontraba en el momento de mi revelación inspirativa.
Como ya os he comentado, la noche era mágica. Totalmente romántica -referente al romanticismo como corriente artística-. La Luna totalmente llena, enorme, brillante, rodeada de nubes (que no eran pocas pero si eran muy débiles). La temperatura era agradable; hacía frío pero nos calentábamos. Las risas fluían con la misma facilidad que las lágrimas. Y en el ambiente se diferenciaba ese olor que tiene la pasión.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

I don't know why you say goodbye...

En un arañazo me has despertado del mundo.
Y te juro que estoy mejor aquí.
Pero los sueños se acaban y volvemos a la realidad.
Y pienso. Y nada pasa por mi cabeza.
Bueno, quizás mienta y si pase por una décima de segundo tu mirada analizadora.
Pero, ¿Quién sabe?
Y eso me atormenta.
-¿El qué?
Todo, joder. Tú con tus miradas y tus frases de cine.
Y yo mientras como una boba escuchándote sin saber hacer otra cosa que morderme el labio para no llorar.
Pero al final no sirve de ná.
No tranquila, nada servirá de nada mientras el tiempo no ponga las cosas en su lugar.
Destino, cruel destino.
¿Por qué nos juntaste si sabías que él diría que no?


martes, 1 de noviembre de 2011

Paradise

Cuando era solo una niña...
¿Qué sabía ella de sis y nos?
¿Que podía ella amar de si misma?
Se preguntaba tantas cosas que se sentía inútil.
Y pensaba en volar, libre como un pájaro... Pero sus alas nunca bastaban.
-¿Y cómo salir de aquí? -Iba preguntándose a medida que se hacía mayor. -
¿Cómo volar lejos? ¿Cómo llegar a aquel paraíso?
Y creyó encontrarlo, pero él no era. Tampoco fue el siguiente, ni el siguiente, ni el anterior a esos. Ninguno lo era.
Y llegó él y pensó: ¡Este es!.
Pero había pensado eso tantas veces que se preguntaba si no volvería a pasarle como antes.
Y en el intento de hacerle feliz, le perdió.
Y pensó:
-El siguiente si.

lunes, 10 de octubre de 2011

Navacerrada.

Entre las sábanas sintió frío. Al abrir los ojos no pareció reconocer el ambiente. Una habitación fría y poco acogedora.
No, no era la suya.
Llevaba más de una semana en el hotel y aún no se acostumbraba a esas sábanas verdes.
El olor a nieve inunda su cárcel. Mira por la ventana -no hay nieve, es Agosto-. Ante su vista observa montañas, un aparcamiento y unas vías de tren medio abandonadas.
El desayuno no es interesante, es lo mismo de siempre.
Más tarde, sale a pasear -no había mucho más que hacer en aquel infierno-.
Parece que cada reglón sea una nueva sensación, pero os aseguro que la sensación de asco inunda todo este texto.
Se sienta en la estación y llora.
Allí no hay despedidas, ni bienvenidas. No hay besos, no hay familias. Ni siquiera hay nadie que renuncie y huya a otro lugar -o huya hasta allí-.
Nada importa.
Importa él.
Pero, ¿cuando importas tú?
Pienso que todos me observan con palomitas, esperando a que me caiga.
Por más que piense que nada merece la pena no puedo caer. Rendirse... ¿No te rendiste aquella vez?
Si...
Me prometí que le haría feliz. Y no pararé hasta que él pueda ser feliz por si solo.
Se sentó en el bar y bebió. Era tan patético. Rodeada de viejos y ella bebiendo cerveza tras cerveza.
En la cena. Sentada sola en una mesa. La gente la mira y murmura.
En su habitación de doble ventana y sábanas verdes relee Platero y yo.
1421 Vinieron a decir un día a mi casa que un perro rabioso lo había mordido... Hubo que llevarlo a la bodega del Castillo y atarlo allí al naranjo, fuera de la gente.
La mirada que dejó atrás por la callejilla cuando se lo llevaban sigue agujereando mi corazón como entonces.
Se quedó dormida.
Y despertó al día siguiente, sin recordar cuanto había leído por la noche y teniendo que empezar por donde lo dejó dos días antes.

martes, 16 de agosto de 2011

The sky is full of dreams, but you don't know how to fly.

El cielo está lejos de tu ausencia.
El mar nunca olerá como en primavera.
¡Estúpido!
Nunca, nunca creas las palabras
de un gato testarudo.

Olvida sus colmillos.
Olvida como evadía tus obras.

Olvida ya a ese gato
llamado soledad.

Pues, ya jamás volverá.
Y si vuelve,
no tendrá ovillos con los que jugar.


Fight Club

"Somos los hijos medianos de la historia, educados por la televisión para creer que algún día seríamos millonarios."

    Dead poets society

    Control yourself

    Take only what you need from it.


    Entuárea

    Nunca hallaré la respuesta a todo lo que rodea a mi cabeza.


    jueves, 28 de julio de 2011

    Exactly

    Los Beatles y él

    Have you ever look into his eyes?
    I was like the first time.
    I heard The Beatles.

    Lo que sucede cuando La Estrella Polar intenta amar a la Estrella Antares.

    Lo intento. Te lo prometo.
    Pero no doy para más.
    El miedo me bloquea.
    ¿Miedo a qué? Te preguntarás.
    A todo; A perderte, a echarte de menos, a que pienses que no tengo miedo y que soy fría e insensible...
    Tengo tanto miedo que apenas puedo mover mis dedos.
    Porque parece que nada de lo que hago es suficiente.
    Y realmente, nada lo es. Eres más de lo que merezco tener.
    Se me alargan las entradas y se me retuercen las entrañas.
    Todo de pensar que no te hago feliz.
    Yo lo intento. Te lo prometo.

    Él

    Jamás entenderé como conquista mi mirada en un solo segundo.
    Como me saca mil sonrisas en un segundo.
    Como seca mis lágrimas.
    Como me ama.


    Yellow

    For you  I'd bleed myself dry.

    Wish

    ¿Y si quisiera correr y sentir el viento rozar mi cara?
    ¿Y si sólo pudiera hacerlo de tu mano?
    Sácame de aquí antes de que me vuelva loca.
    Mucho más.

    martes, 19 de julio de 2011

    ¡Manda narices!

    Hueles demasiado a ti. Y eso me pone demasiado.
    ¡Deja de oler a ti, no sabes como es una mujer como yo cachonda!
    Tendré que echarle colonia Nenuco antes de que mis hormonas se vuelvan locas a su lado.

    Vaya

    Me da tanto miedo que estés tan dentro de mi.
    Eres mi todo. Cuando me dejes no me quedará nada.
    Y el blog será emo. Otra vez.

    Uish..

    Las zorras están a la orden del día.
    Yo pasé de moda hace tiempo ya.

    Desfasaos..

    La juventud no es lo que era.
    Deberíamos tomar más coca y menos tinto.
    "Pide un deseo, quiero que caiga una droga del cielo, y que entre bien dentro solo con respirar"

    Try again.

    Y si te digo que si al sexo le quito tu nombre no es nada, ¿sirve de algo?

    V de vomitivo.

    ¿Qué significa "te quiero"?
    ¿Que significa un corazón en una esquina pintado?
    ¿Significará algo si te digo que te quiero y te dibujo un corazón con los dedos?

    No, no y no.

    No me hagáis caso.
    Me duele la muela y las drogas comienzan a hacerme efecto.
    Demasiado diría yo.

    Señor, si señor.

    La comida es como el sexo.
    O la tienes...
    O no.

    martes, 14 de junio de 2011

    Si no gritas al caerte, es como si no te hubieras caído.

    Puede que no encuentres lugar.
    Que el sexo sin sentido haya dejado de formar parte.
    Que su olor te persiga y su mirada te rehuya.
    Puede que aún duelan las noches de cera derretida en la cama.
    Que quieras volverte sorda para evitar -inútilmente- que sus gritos sigan grabados en tu mente.
    Pero piénsalo tan solo un momento.
    Sin sexo, dogas, amor, dolor, pasión, recuerdos, pisadas, lágrimas, fuego, música, gritos...
    ¿Qué sería sin todo eso de la juventud?



    jueves, 9 de junio de 2011

    Nosotros estuvimos ahí

    Te amaba tanto que las estrellas se apagaban
    a nuestro paso
    para observarnos.

    Te amaba tanto que el fuego se quedaba helado
    a cada beso
    que nos dábamos.

    Y aún así
    no sirvió para nada.


    Podrá no haber poetas
    pero siempre habrá poesía.
    Podrá no haber amor
    pero siempre habrá caricias.

    and again

    Y el pésimo intento del gato por atraparlo acabó con que el gato tropezó entre sus patas y el pájaro se le fue volando.
    Si superáis cuanto le quise. Si tan solo vuestras mortales mentes pudieran llegar a saber tan solo lo que es sentir un poco de lo que yo sentí por él... Tan solo si imaginarais cuanto le amé... Tan solo entonces entenderíais el poder oculto del alma que impulsa estas palabras.
    Creo que necesito que él -de un beso o de una patada- me haga avanzar.

    Si supierais cuanto le quise... Ah, no harían falta mas canciones para describir el amor.

    Let me breathe

    Ya basta.
    Creo que no me queda mas aliento que respirar.
    Detesto esto.
    Recordar.
    Pensar.
    Ojalá pudiera dejar de recordar. Ver y ver a la gente, y no recordar que hicieron para que les quisiese o les odiase.
    Sé que debo anticiparme a los cambios y adaptarme a ellos.
    Pero no puedo.
    No puedo hacer más que recordar el pasado, y relacionarlo con el futuro.
    ¿Cómo voy a seguir adelante si me veo a mi en la misma situación que ahora?
    No puede ser tan malo quedarme aquí quietecita, esperando a que pase la tormenta... ¿No?
    ¿O es que acaso debo buscar refugio de la lluvia?
    A mi siempre me gustó la lluvia...
    Pero no la ácida.
    Porque esto es lo que es, lluvia ácida que deshace mi piel a cada gota. Sufrimiento eterno y doloroso, pues no solo duele el momento en el que el ácido quema tu piel. Sabes que el hueco que dejó el ácido va a perseguirte siempre.
    Pero... Puede que su recuerdo me persiga siempre. Lo entiendo, lo acepto.
    Pero ¿va a doler siempre así?
    Resido mi terreno, en el que el miedo ha aplanado el camino para dejar un terrible paraíso sin él.

    A lo lejos alguien canta.
    A lo lejos, mi alma no se contento con haberla perdido.

    Lo que no dicen las palabras.

    Ella le mira
    como diciendo
    "ámame".

    Él no atina
    y en un suspiro, le suplica
    "enséñame".

    Tiene delante
    pero no entiende
    su cuerpo de mujer.

    En su mirada
    cree descifrar
    un "bésame".

    Y le mira los pechos
    y se le enciende el alma
    y parece comprender
    un "fóllame".

    Pero en sus ojos
    todavía suplica
    aquel "ámame".


    domingo, 5 de junio de 2011

    Ouh

    ¿Sientes eso?
    Tu cabeza gira y el mundo está quieto.
    ¿Sientes eso?
    Las canciones de Extremoduro cobran mas sentido que nunca.
    ¿Sientes eso?
    La hierba te abraza y te arrastra a tumbarte.
    ¿Sientes eso?
    El mundo puede reducirse a una única estrella.
    ¿Sientes eso?
    Un beso te quita toda la sed.
    ¿Sientes eso?
    No sabes si es una caricia o si es la brisa calentita de una fría noche de junio.
    ¿Sientes eso?
    Si, si...


    Lo siento.

    martes, 24 de mayo de 2011

    Sh, no tan rápido.

    Quiero que la velocidad supere todo lo insuperable.
    Pero quisiera permanecer aquí, con mis barreras y mis murallas.
    Pero no puedo correr y protegerme a la vez.
    Algo tendré que elegir.

    Eh!

    Es que no hay fotos que expresen mis palabras.

    ##

    Creo que te pierdo más a cada bocada de aire que respiro.

    #

    Procura olvidar que estuve allí.

    El nosequé de la soledad

    Tengo miedo de perder a alguien que aún no tengo.
    Y me siento muy estúpida.

    lunes, 23 de mayo de 2011

    Mi camita desecha

    Este amanecer -que no sé que tenía de distinto a otros- cambió por completo mi rutina.
    Hoy no he hecho la cama. No me daba tiempo -y eso que la mayoría de las veces prefiero llegar tarde a clase antes que irme con la cama sin hacer- . Y eso me ha hecho pasar la mañana pensando en mi cama desecha.
    Cuando dejas cosas sin hacer, te persiguen.
    Y a mi ahora mismo me persigue -mi cama ya no, ya está hecha- él rodeado de un miedo inmenso a que rompa mi frágil coraza.
    ¿Qué haré si se adentra en mi? ¿Cómo saldré entonces de mi misma?
    Durante la mañana. La luz ha entrado por la ventana, filtrada por las flores blancas, y ha iluminado mi cama desecha y alborotada de haber soñado hoy que te amaba.


    Creo que mañana preferiré llegar tarde antes que irme con la cama sin hacer.

    Well, I don't mind If you don't mind

    Hoy me desperté y sentí que te echaba de menos.
    Luego quise odiar al mundo.
    Y luego quise no quererte.
    Mas tarde me di cuenta de que no puedo echar de mi mente tu absurda y genial forma de decirme que te encanto.


    Báh, cosas que pienso y hacen de mi una loca más.

    viernes, 20 de mayo de 2011

    Mentiras

    Yo te quería, y fui sincera contigo..
    ¿Por qué no pudiste serlo tu conmigo en lo más importante?
    Yo confiaba en ti... Sobre todas las cosas...
    De cabeza y sin mirar. Así me lancé. Y fíjate como he acabado, con la cabeza estrellada contra el asfalto.


    No me mientas más. Por favor.

    lunes, 16 de mayo de 2011

    Des Ilusiones

    Olvidas, amas, olvidas, te joden, amas, olvidas...
    ¿El ciclo de la vida?
    Cuando no podía ser mas feliz a su lado, él decidió que prefería ser libre como un pájaro. Cuando comenzaba a acostumbrarme a la soledad y no quería ni oír hablar de una relación, apareció él. Cuando empezaba a querer algo mas serio con él y comenzaba a quererle, él quiere estar solo.
    Y así voy. Me ilusiono y me vuelven a estrellar contra la pared.
    Pues ahora pienso que no debo ilusionarme por nada. Que nada, nada me debería causar la mas mínima felicidad. Y que ningún tío mas se acercará a mi corazón si no me demuestra antes que va a hacer algo mas que follar y pasar de mi.
    Tengo esto descuidado, mis sentimientos no son muy líricos. Aunque días como hoy todo me supera.
    ¿Como puede ser que llore por él si aún no había ni empezado a conocerle?
    Desilusiones y el papel fundamental que ocupan en nuestras vidas y en nuestro proceso de madurez continua.
    Puta adolescencia.

    martes, 10 de mayo de 2011

    Simplicity

    No hay rencores ya en mi (suficientes patadas pegué ya a la pared). Me gustaría que tan solo fueras feliz, te olvidaras de mi -que parece ser lo que mas quieres- y siguieras con tu vida haciendo como que aquello nunca pasó.
    No quiero complicarme mas.
    Cuando al final de hace dos entradas escribí "espero que te vaya bien", iba sin ironías. No mas gilipolleces, no mas meter mierda entre nosotros. Yo a mi vida y tu a la tuya. Sin rencores por mi parte.
    Avisa y tal cuando dejes de odiarme. Quizás entonces pueda saludarte al verte.
    Hasta entonces no me despido.
    Prefiero dejarlo en un hasta mas tarde.
    Logré escapar de nuestras llamas, espero que tu también.


    Ya nos veremos, pájaro.

    sábado, 7 de mayo de 2011

    Soledad

    Infinita e íntima compañera.
    Afilado cuchillo que incita
    a morir de las mas cruel de las maneras.

    Triste sueño,
    roto en pedazos,
    por el golpe de un ala
    que un día me cobijaba.

    Y ahora, ¿que no siento?
    Pues no contemplo ni dolor
    ni el roto estruendo
    de una risa amarga
    que hace apenas mes y medio
    rodeaba mi pensamiento.

    miércoles, 4 de mayo de 2011

    Amor en su pésima expresión

    Que bellos momentos
    a tu lado he pasado.
    Momentos en los que,
    yo zorra y tu capullo,
    nos decíamos tonterías que nunca pensamos.


    Y es que tanto amor
    no podía acabar de otra manera
    que no fuera tirándonos
    botellas de whisky a la cabeza.


    Y es que tanto amar...
    Tanto follar...
    ¿Alguna vez me quisiste para algo mas?


    Y ahora no ofrezco amor a nadie
    pues parece que en mi ya no queda
    verso alguno que el romanticismo anhela.
    Pues parece que mi corazón
    a pajas se endureció


    Y es que tanto amar...
    Tanto follar...
    ¿Alguna vez me quisiste para algo mas?


    Espero que te vaya bien.

    domingo, 24 de abril de 2011

    El Primer Día del Resto de tu Vida

    He desconectado tanto que ya no puedo volver a ser lo que fui.
    He perdido tantas cosas que ya no podría volver -aunque lo quisiera- a lo que yo antes llamaba vida -rutina mas bien-.
    Me he quedado sin cosas en las que creer -típicos problemas de una atea que cree en el amor y en la gente- pero creo que estoy mejor así.
    Comienzo a pensar que no necesito tus alas para volar.
    Pero he de decir que este -muy necesitado- cambio no quiere decir que me haya olvidado por un solo momento de tu sonrisa. La cual todavía sigue persiguiéndome aunque intente deshacerme de ella, ya que para ti significo tan poco como significaba antes de que nos hubiéramos conocido.
    Es triste pensar que el amor pueda acabar así... ¿Realmente ha acabado? El amor no ha acabado, la relación si. Eso me temo.
    Por si leyeras esto. ¿Por que cuando te escribía parrafadas diciendo que te amaba si te gustaba esto y ahora que escribo desahogándome porque no estoy del todo bien odias a la gente que expresa lo que siente por blogs?

    Free as a bird?-

    jueves, 14 de abril de 2011

    ¿Que hacer?

    Si esperar no sirve. Si nada sirve.
    Dame una razón para dejar de llorar.
    Pero si no haces nada. Si te quedas parado, esperando a que no pase nada. Y mientras yo no sé ni como carajo sigo aquí.
    Estas no son las típicas cosas que me gusta escribir, pero si no me desahogo creo que explotaré.
    Si te echo de menos, y sé que tu a mi también. Si creo que moriré si no te tengo entre mis brazos dentro de un minuto. Si no puedo ni recordarte sin sentir ese vacío que has dejado en mi. 
    ¿Y que hago?
    Si no tengo manera de pedirte que vuelvas. Si te lo suplico por aquí y ni sabes que me estoy volviendo loca -de todos modos creo que prefiero que no lo sepas-. 
    Aunque no sirva para absolutamente nada.
    Vuelve.
    -
    Lo peor es la impotencia de saber que haga lo que haga, diga lo que diga o escriba lo que escriba, no vas a volver. El sentir rota la esperanza. El... No poder sentir...
    ¿Cuanto daño mas van a hacerme tus alas, pequeño pájaro?
    Vuela conmigo. Dame aunque sea una oportunidad.
    Pero vuelve.
    Echo de menos tu aliento, y la forma que tenías de decirme que me amabas.
    Echo de menos tus silencios.
    Y echo de menos sentir tus labios resbalar por mi mejilla hasta mi boca.


    I hate feel

    No te imaginas cuanto te echo de menos.

    ¿Recuerdas aquellos tiempos en los que me decía que me amabas?

    Lo que sentí, lo que siento.

    Dolor. Así lo llaman.
    Pero yo he sentido dolor, y no era como esto. Esto es una sensación aparte, una mezcla de todo lo que he sentido antes... Como si hicieras un batido de todo lo que has sentido en tu vida, te lo tomaras y te sentara mal. Así me siento yo. Como si el batido de mi vida me hubiera sentado mal.
    ¿De mi vida?
    Mi vida se reduce a enero, febrero y marzo. Creo que el resto del tiempo estuve muerta. Tal y como lo estoy ahora.
    Lo bueno de estar muerta es que... Sientes menos las cosas. Flotas y piensas que ya nada puede hacerte daño, porque ya estás muerta. Pero te equivocas y ves que incluso las cosas que antes no te hacían daño, ahora te lo hacen.
    ¿Y que es eso?
    En otras ocasiones lo he llamado agonía.
    Yo supongo que es el amor, jugandomela otra vez.

    Paciencia conmigo...
    Paciencia... Pero no me dejéis tirada, ahora no.

    Nada oculta tu olor

    Nada me aleja de tu presencia.
    Nada oculta mi esperanza.
    ¿Y por qué?
    Porque no hay nadie que lo intente.
    Parece que nadie intenta hacerme sonreír.
    Pues a nadie parece importarle si lloro o no.
    ¿Que mas da? Soy solo un títere más. Una muñeca que se rompió.
    ¿Desde cuando alguien se preocupa por las muñecas rotas?
    La porcelana de mi rostro se ha vuelto áspera sin tus caricias. Mis ojos siguen tan fríos como la última vez que te despediste de mi.
    Yo... Estoy perdida y asustada.
    Porque así es como me siento sin ti.
    ¿Y que me queda ahora?
    Tan solo los poemas, que loca de amor te dediqué y que, ahora duelen mas que cualquiera de tus palabras.
    Porque puedo asegurarte que si hay algo que duele mas que tus palabras son las mías.
    Sal de mi, por favor.
    Me duele sentirte tan adentro.

    Prometí no llorar mas, pero parece que voy hacía atrás y que cada día duele un poco mas.

    miércoles, 13 de abril de 2011

    Poesía a la memoria de nuestro recuerdo

    Donde ahora todo es soledad
    antes solía situarse la verdad
    que me miraba desde tus labios
    escapando de ellos un te amo
    que tan puro y libre era
    que mi alma llenaba entera.


    Pues ¿que ha sido del pájaro
    que antes me amaba?
    ¿A que lugar le han llevado
    a volar sus alas?
    Quizás al olvido.
    Quizás a no amarme.
    Del modo en que sea
    mi mirada desea
    que vuelvas a besarla
    de modo en que sepa
    lo que en un silencio
    -sombra de una estrella-
    has dado ya
    por muerto


    martes, 12 de abril de 2011

    Breathe & forget

    A veces creo que es mejor no pensar en como estoy.
    No pensar en la soledad.
    Tan solo tumbarme con buena música en mis oídos y... Dejarlo ir.
    Sentir la soledad no es tan malo cuando te acostumbras.
    Solo me falta poder volar, para relajarme del todo.

    No voy a pararme por ti preciosa

    Puedo jurarte que me he pasado la mayor parte de mi vida huyendo.
    ¿De que? No lo sé.
    Yo tan solo huía, escapaba del mundo, de los lugares, de las personas.
    Nunca me paraba.
    Pero te vi. Te vi y pensé: Merece la pena pararse a ver cosas tan bonitas como esa sonrisa.
    Pero por mucho que me guste tu sonrisa, voy a seguir huyendo.
    ¿De que?
    De todo. De la vida, de los consejos, de ti incluso.
    Prefiero huir de las cosas que pueden marcarme.

    No intentes domarme princesa.

    I don't think

    No quiero pensar en nada.
    Ni en ti, ni en tu mirada.
    No pienso pensarte, ni recordar aquellas tardes -tardes en las que el sol todavía iluminaba lo que de nosotros quedaba-.
    Me niego a recordar nuestro amor.
    Me niego pero no puedo.
    Pues tu olor permanece enganchado a mi alma.
    Y ya no sé como carajo escapar de tu amor, si me invade dejandome rendida y de rodillas ante el miedo de perderte más y de peor forma -si es que puedo perderte mas y de peor forma-.
    Pero yo no pienso pensar en nada.

    Solo en ti.

    domingo, 3 de abril de 2011

    Tomorrow

    ¿Quieres coger mi mano, o ser libre como un pájaro?
    Supongo que mañana lo sabré.
    Cruzo los dedos para que no te hayas olvidado de mi, y prefieras que volemos juntos, antes que volar en solitario.

    Y si no quieres volver conmigo, básicamente ya tendré mi razón para pegarme un tiro.

    Come back

    In the days, It lingers on.
    And every night, I'm waiting for...
    A real possibilitie that we meet you in my dreams.
    Sometimes you're there and you're talking back to me.
    Come the morning, and I can swear that you're next to me.
    It's ok...

    Time

    Segundos, minutos, horas, días, semanas...
    Tiempo.
    Camina incesante. Lento pero sin pararse.
    Cronos, ¿cómo podría convencerte para que adelantases la manivela que gira esas crueles agujas que se clavan en mi corazón?
    Al menos, intercede tu por otros dioses. Solo te pido que no me trate como a una extraña, que no haga como si no hubiera compartido ningún te amo conmigo... Cuando con eso me haya conformado, sé que te pediré que me abrace -en silencio, como si nada pasase alrededor y como si, al terminar, nada hubiera pasado- y mas tarde, que me de un beso -aunque ese beso fuera el último-. ¡Oh Cronos, sé que pido tanto! Pero es que tu tiempo es una tortura sin él a mi lado.
    Susurrale al oído -haz que tu eco llegue hasta su alma con un aleteo del viento- que le amo. No vaya a ser que se le haya olvidado.

    Si no puedes hacer nada de esto, simplemente mátame.
    ¿Que sentido tiene nada, si él con su sonrisa no me alegra la mirada?

    Os odio

    ¿Por que creéis que podéis aprovecharos de mi ahora?
    Oh si, le ponemos verde, te decimos que es un capullo que no va a volver jamás contigo, te deprimimos y en medio de tu vulnerabilidad te atacamos.
    Pues no leñe, dejarme tranquila. Solo quiero dormiiir y que el tiempo pase rápido. Nada más.
    Por muy vulnerable que esté no traicionaré lo que siento. Suficientes veces he cometido ese error.
    Así que no os extrañéis si paso de vuestros privados o de vosotros, básicamente.
    Y mucho mas de ti, que demasiadas veces confié en ti.
    Putos pájaros carroñeros.

    Jamás seré de nadie que no sea de él.

    Caigo

    Ahora siento las cosas un poco mas intensas. El simple hecho de que puedas no volver...
    Fue una promesa, él nunca rompería una promesa.
    ¿Por que me dice la gente que pase página? Si aún no he terminado de escribir esta.
    Es nuestra página infinita.
    Tan solo es un guión es nuestra historia interminable. Cuando pase, nada irá mal.
    Pero... ¿Cuanto más vamos a estar así? Si es una batalla yo me rindo.

    Pero vuelve por favor...

    sábado, 2 de abril de 2011

    Alone

    Siento la soledad tan dentro de mi. Siento como mi alma se corrompe ante mi debilidad, como un vena negra resentida de dolor envenena todo mi corazón.
    Quisiera que mis versos tocaran tu mente, pero no llegan ni a tu mirada.
    Daría cualquier cosa, para que tan solo te acercaras a mi, me besaras en la mejilla, me dijeras que me amas y me abrazaras...
    Pero estás demasiado ajeno como para hacerlo. Como si hablarme te hiciera daño, o simplemente mirarme.
    La agonía, el dolor, la rabia, los celos, la amargura, la tristeza, las lágrimas. El amor. No siento más que eso.
    Estoy encerrada, hasta que me saques de tu jaula, para vivir tu libertad.
    Estoy muerta, hasta que con un beso -cual bella durmiente- me despiertes de mi sueño eterno.

    Vuelve...

    Vuelve a por mi

    ¿No ves que no puedo, que no lo aguanto, que voy a derrumbarme bajo tierra?
    ¿No me ves? Mírame...
    No te rogaría de esta manera si no fuera porque no puedo aguantarlo mas.
    No soporto el verte, y, no poder besarte, no poder abrazarte, no poder susurrarte que te amo. Siento como si no pudiera amarte, al menos por este tiempo...
    Dos semanas máximo, ¿no?

    Préstame tú, tu claridad antes de que llegue la oscuridad -

    Me ahogo con mi miedo

    Cada segundo es una tortura más.
    Cada vistazo que te echo duele más.
    Yo solo quisiera despertar de esta pesadilla que soy incapaz de soñar.
    Pues me pierdo en mi propia locura. Me muero de miedo de que te olvides de mi, y que ya no quieras darme otra oportunidad.
    Tengo miedo, tengo mas miedo del que he podido sentir nunca. Siento que no tengo nada seguro, que me desvaneceré con el aire si pasa otro día sin poder besarte, que moriré congelada en mi propia soledad. Siento que voy a ahogarme en mi propio desahogo, que mis lágrimas hundirán mi memoria haciendo que tus recuerdos salgan a flote. Siento también, que mi corazón comienza a pararse, porque ya nada le late, porque su razón está dormida...
    ¿Cuánto mas vas a torturarme?

    Come back

    Quisiera estallar.
    Romperme en mil pedazos.
    Quiero dormirme hasta que vuelvas a por mi...
    Permanezco muerta en vida. A veces no entiendo como funciona mi corazón sin que tu lo hagas bombear.
    ¿Cómo funciona mi mano, si no puedo escribir que te amo?

    Grito pero no oigo mi voz

    Estoy aquí, rodeada de lágrimas y palabras.
    Atosigada ante los hechos.
    Enredada ante lo que yo creí ver.
    Si me quieres... ¿Por que ella?
    Vuelve pronto, pues creo que me estoy debilitando lentamente sin ti.

    Será el no comer-

    domingo, 27 de marzo de 2011

    Change

    No puedes hacerme sentir como si yo no te importara nada.
    Porque yo estoy ahí joder, estoy ahí. Y solo quiero que tu también lo estés.
    Intento sacarte de las sombras, pero nada logro hacer.
    Intento sacarte una de esas sonrisas, que tanto me hacen sonreír a mi.
    Pero nada puedo hacer ya.
    Es como si, ya no fueras tu.
    Como si ya no estuvieras ahí.
    Solo te pido, coge mi mano y llévame a donde tu vayas. Te seguiré hasta el mismísimo infierno.

    Pero no pases de mi. No quiero llorar más.

    Forget about what i say

    No te conformes con una respuesta. Pide una aclaración.
    Olvida lo que sentiste para abrirle paso a tu nueva mente. A diferencia de la antigua, esta no se rompe al mínimo golpe de tu estúpida mentalidad de niña chica. Esta es nueva, mas resistente y mas duradera.
    Procura pensar mejor las cosas, para que no tengas que reponer tu corazón, ya que de eso, no hay trasplantes...
    Y no cuentes con que él te vaya a regalar el suyo. Su corazón es suyo, de nadie más. Y te aseguro que si alguien procura acercarse a él lo mas mínimo, le destruirá.
    Así que ten cuidado Dulcinea, no quieras quemarte con el fuego que su piel desprenda. No quieras tirarte al diablo.
    Aunque al fin y al cabo, harás lo que quieras. Las cosas de la generación x.

    Di no

    A la rutina.
    Al estrés.
    A la sociedad.
    A los clichés.
    Al dinero.
    Al consumo.
    A la telebasura.
    Di no.
    A la vida tal y como la conocemos.
    Rebelate.
    Grita.
    Alza las manos para conseguir lo que deseas.

    Pues sin lucha no hay recompensa.

    lunes, 21 de marzo de 2011

    Incapaz de articular palabras que te merezcas

    Me siento impotente ante tu mirada.
    Dominada ante tu fragancia.
    Esta bendita locura mía, que me persigue a lo largo de todo el día, y que, adoro tanto porque es la única manera de sentirte tan dentro mía, como cuando estamos follando.
    ¿Cómo evitar decirte un te amo?
    Si mi vida te quiero regalar, y la única manera es regalándote todos mis sentimientos.
    Y así, poco a poco, mi mundo ya no es nada, porque todo es tuyo.

    Y mi corazón, mas tuyo que nadie.

    Dulce rendición.

    Desnudo mi alma
    ante tus mas sutiles encantos.
    Te dedico la trama
    de las novelas que encargo
    al escritor de mis suspiros
    que habita en mi cama.
    Y así, mi mirada se mezcla entre las piezas de la maleza que me rodea.
    Y te miro preguntándome...
    ¿Que mas quieres de mi, dulce locura mía?